puebla

Sierra Norte

La Sierra Norte de Puebla se destaca por su amplio tejido de organizaciones y cooperativas indígenas que han buscado construir condiciones de vida digna a través de circuitos de economía solidaria, como la Unión de cooperativas Tosepan Titataniske  que agrupa a 34,000 familias, la gran mayoría de ellos pertenecientes a los grupos originarios nahuas y totonakus, o la organización de mujeres maseuales Maseualsiuamej Mosenyolchicahuanij. A partir de múltiples amenazas de proyectos extractivos y energéticos, las comunidades de la Sierra Norte de Puebla se han mobilizado fuertemente a través de varias instancias como lo son la Asamblea de los Pueblos Maseual, Totonaku

y Mestizo en Defensa de la Vida y el Territorio, y el Comité de Ordenamiento Territorial de Cuetzalan.

 

En las asambleas se decidió caminar hacia la soberanía energética de la región, y se impulsaron varios proyectos

de instalación de sistemas fotovoltaicos. La formación técnica en electricidad y sistemas fotovoltaicos ha sido formalizada por la Unión de Cooperativas Tosepan a través del programa del gobierno “jóvenes construyendo el futuro”, con lo que se pretende capacitar para el oficio de electricista e instalador de sistemas fotovoltaicos

a un grupo importante de jóvenes de la región.

Álvaro aguilar ayón
5.png

“Es un trabajo que nos va llevar varios años, pero la finalidad última es lograr esa autonomía,  para que llegue un momento en donde la mayor parte de la energía que utilicemos, y si es posible toda, sea generada acá mismo.”.

Álvaro  Aguilar colaboró intensamente  como asesor de la Unión de cooperativas Tosepan Titataniske durante 43 años. Llegó en 1977 como agrónomo del Plan Zacapoaxtla, y empezó con campesinos y mujeres su labor organizativa contra acaparadores, caciques y comerciantes abusivos. Ayudó a la creación de ocho cooperativas y tres asociaciones civiles, dedicadas a la producción de café y pimienta orgánicos, el comercio, la organización de mujeres, el comercio justo, las finanzas solidarias, el mejoramiento de las viviendas de los socios indígenas, el turismo alternativo y la educación. Actualmente la organización agrupa a 34,000 familias, la gran mayoría de ellos pertenecientes a los grupos originarios nahuas y tutunakus.

Fue también parte del COTIC, Comité de Ordenamiento Ecológico Territorial Integral de Cuetzalan.

 

Después de toda una vida de luchar incansablemente por la defensa de territorio y la construcción de la autonomía en la Sierra Norte, Don Álvaro falleció en octubre de este año 2020. Estaremos siempre agradecidxs por sus enseñanzas y compromiso.

ruFina edith villa
3.png

“Nuestro territorio es altamente indígena, es un lugar bonito, un lugar donde las familias comparten, conviven, se solidarizan, que es lo bonito de estar en un pueblo como estos. Queremos seguirlo cuidando.”

Doña Rufina, defensora nahua de los derechos humanos y del territorio, es originaria de Cuetzalan, en la Sierra Norte de Puebla, México. Es una de las fundadoras de la  Sociedad de solidaridad social Maseualsiuamej Mosenyolchicauanij, (en náhuatl: “mujeres que trabajan juntas y se apoyan”), de comercialización de artesanías indígenas y turismo sustentable.  Rufina Villa ha sido secretaria del COTIC, Comité de Ordenamiento Ecológico Territorial Integral de Cuetzalan.

SOfía garcía pacheco
2.png

“Nosotros creemos que lo que tiene que suceder es que las comunidades decidan cómo quieren producir y consumir su energía eléctrica. Ellos tienen que gestionar sus recursos, ellos tienen que participar en la construcción de sus microturbinas de su sistemas fotovoltaicos comunitarios y todo esto parte desde la educación”.

Sofía es ingeniera industrial. Después de trabajar unos años en una empresa privada de energías renovables, dio un giro hacia el cooperativismo y en 2017, junto con otrxs jóvenes profesionales, creó la cooperativa Onergia, en Puebla, México. Además de la instalación de energía solar en casas y comercios, la cooperativa se dedica a la formación de jóvenes de comunidades rurales en energías renovables enfocada desde la ecología política. Onergia se ha vinculado en el acompañamiento técnico y formativo con las comunidades de la Sierra Norte de Puebla, que  buscaban caminar hacia la construcción de su soberanía energética.

Sandra rátiva gaona
1.png

“La energía hay que recuperarla, hay que reapropiarsela,  hay que deconstruirla, hay que reconstruirla. Tenemos que entrarle al conocimiento técnico, tenemos que fortalecer nuestra postura frente a los estados exigiendo respeto por la autonomía de las comunidades

por las decisiones de los pueblos, y de los y las ciudadanas.”

Socióloga y activista colombiana, Sandra ha sido parte en 2018 del equipo de investigación que realizó el mapeo de proyectos alternativos de generación y/o fabricación de energía renovable a escala local en América Latina, coordinado por la Fundación Rosa Luxemburg. Sandra es también socia trabajadora de la cooperativa de energías renovables Onergia, ubicada en la ciudad de Puebla, México. Onergia se ha vinculado en el acompañamiento técnico y formativo con las comunidades de la Sierra Norte de Puebla, que  buscaban caminar hacia la construcción de su soberanía energética.

MIGUEL CASTAÑEDA
4.png

“La soberanía energética es ver la necesidad de la gente , es como poder tener autoridad propia sobre algo que es de nosotros."

Miguel Ángel Castañeda creció en la comunidad Tecolapan, en la Sierra Norte de Puebla, México. En 2018-2019,  ha participado en la formación en energías renovables impartida en Cuetzalan por la cooperativa Onergia, dirigida a jóvenes maseuales y totonacos de la Sierra Norte de Puebla. Junto con diez compañeras y compañeros de formación, conformó la jóven cooperativa Tonalzin (“el sol que nace”, en náhuatl), dedicada a la instalación de energías renovables.